La vida es un milagro de Dios. Y los padres son el canal de ese milagro.Bendito sean los tres.

Responder